OPCIÓN SLOW

No debería existir otra opción que la de hacer las cosas bien o al menos intentarlo. 

POR QUÉ MARYMOOD

Expresarse a través de cualquier acto creativo o artístico es algo maravilloso e inherente a mi; a ratos se acumula y atasca la energía creativa en el lóbulo temporal derecho, el que va cogiendo de aquí y de ahí sin ton ni son, y como en un carril de un solo sentido apremian tanto las cafeteras rosas y los plátanos voladores como una serie de demonios con tacones bailando fandango que necesitan ser exorcizados uno por uno. La forma de canalizar la creatividad positiva y negativa es crear algo útil (o no) y concreto (eso sí): MARYMOOD

POR QUÉ SLOW

La marca debe  estar sujeta a unos valores claros que salvaguarden el bien social, medioambiental y, por ende, el bien propio. Sólo de esta manera se puede creer en lo que uno hace, defenderlo hasta que te tiren de las orejas por pesado y llamarlo, a falta de arte, VERDAD. Para mi es suficiente. La verdad se huele, se toca, en época de celo consumista la verdad funciona como las feromonas, esto es así.

CÓMO DE SLOW

Marymood es lo que es, una marca slow, tan slow que sabe exactamente quién recoge el algodón egipcio con el que se hacen las camisas y cómo se recoge; a mano para evitar el uso de defoliantes y productos químicos, seleccionando los copos de madurez necesaria y colocados en bolsas de 100% algodón para obtener un blanco absoluto y evitar la contaminación. Eso es raro, es un regalo. Tan slow que sólo trabaja con proveedores italianos y españoles que comparten su visón slow. Tan slow que le da igual las tendencias y la tiranía de las temporadas.

No es que sea muy chula es que soy muy slow. Tengo la egoísta necesidad de dormir todas las noches a pierna suelta. Intento suplir con verdad y originalidad el slowmood y sus inconvenientes, que los hay. El precio es uno de ellos; asumir el coste de una producción local y de una tela de extraordinaria calidad es lo que tiene. Pero cada vez existe más gente que lo entiende y lo defiende, estamos salvados. Sólo a ratos